14 de marzo de 2013

La sabiduría de la sencillez; J. L. Alonso de Santos


Con una maleta pequeña, la sonrisa lúcida y la mente despierta, llegó una vez más a Cantabria nuestro dramaturgo preferido: José Luis Alonso de Santos.





Lo conocí hace diecisiete años en Madrid, con motivo de un congreso de profesores de español. Me impactó la sencillez y sabiduría que imprimió en cada palabra de su charla, leída desde su corazón. Lo volví a ver en Comillas, y más tarde en San Vicente, lugar al que acudió gratis. Dio una charla a los alumnos del IES José Hierro y a los profesores presentes. Todos quedamos encantados. Nos enganchó, como las buenas novelas. José Luis es un ser humano curtido en el arte de la vida. Enseña a través de su obra y con su palabra en salones de actos de institutos públicos, que no reúnen las condiciones necesarias, según sus palabras. Pero da igual. Él sabe improvisar, como buen director de escena. Acudió al ensayo de las obras que preparábamos y nos dio una lección magistral que los actores aprovecharon. Al día siguiente, siguió dando instrucciones de manera espontánea. El día 12 de marzo, los alumnos de 4º de la ESO y 2º de Bachillerato pudieron ver representadas tres piezas de su Teatro Breve: Como niños, Domingo mañana y Videojuegos. Alberto Bermúdez, Alicia Ruiz, Saray Marín, Carlos Valbuena, Richard Garbi, Álvaro Jorrín y Alejandro Carriles, fueron los protagonistas; Víctor Terán se encargó del sonido y la imagen. Su actuación gustó a los presentes, incluido el propio dramaturgo. En la posterior charla que moderó con atino nuestro director, José Manuel Cabrales, nos habló de la vida, de lo que hace el escritor, de los problemas que entraña. Problemas y palabras. La vida es dura, llena de problemas; el escritor bucea en ella y con sus palabras la refleja y aporta su visión personal. Hemos leído su Teatro Breve en clase y gusta a los alumnos. Es un escritor que está a pie de calle, y a la vez por encima de todo, como hiciera nuestro más ilustre escritor, Cervantes.

Alonso de Santos es un lujo que nos hemos permitido, porque lo merecemos. Somos un instituto en el que hay un gran nivel académico, de profesores  y alumnos, que no entiende de crisis, o que  se crece ante ella. Conscientes del momento que  nos toca vivir, ponemos ilusión cada día y bebemos sueños. Nuestros alumnos nos dan la fuerza necesaria para seguir. Gracias a ellos este acto ha tenido lugar. Habrá otros. Seguimos ensayando. A final de curso os invitamos a que disfrutéis con nosotros el teatro.


Carmen Alonso González. Profesora de Lengua Castellana y Literatura y directora del grupo de teatro TESPIS.