25 de diciembre de 2015

Del solsticio de invierno al Sol Invictus, las bases de la Navidad

El solsticio de invierno es una fecha única que marca el fin y el comienzo de un nuevo ciclo. Así lo han visto todas las culturas a lo largo de los siglos a lo ancho del planeta. Y así lo seguimos celebrando hoy día.


En todo el hemisferio norte ha llegado un momento particular del año. En estas fechas las noches son más largas y los días muy efímeros. Pero esto también se mezcla con las fiestas de Navidad en la cultura occidental. ¿Cuál es el origen de esta celebración y qué relación tiene con el solsticio de invierno? Porque sí, el día más corto del año es en parte responsable de que a día de hoy disfrutemos de algunos días de descanso.

¿Qué pasa en el solsticio de invierno?

El solsticio de invierno, como todos seguramente sabemos, es el día más corto del año. En el hemisferio norte este día ocurre entre el 20 y el 23 de diciembre, mientras que en el hemisferio sur es justo al contrario, y ocurre entre el 20 y el 23 de junio. Efectivamente, para quien todavía no lo sepa, ahora mismo en el hemisferio sur es verano. Pero, volviendo al solsticio, ocurre por una cuestión muy sencilla: la inclinación del eje terrestre. La traslación de nuestro pequeño planeta con respecto del sol provoca que lo veamos cada vez con un menor angulo sobre el ecuador celeste. Al alcanzar la menor distancia angular (o mayor distancia angular negativa, más bien), la posición del sol acaba con un ciclo y comienza otro, alargándose de nuevo los días.


Desde el solsticio de verano, cuando ocurre justo lo contrario, el sol va acortando su vida en el cielo hasta llegar al de invierno, la noche más larga. Esto no pasó desapercibido ante ninguna cultura. Por ejemplo, para la cultura celta el calendario comenzaba y terminaba con la duración de los días. En Oriente, la cultura china se celebra el DōngZhì, mientras que en Persia se veneraba a Ahura Mazda en la fiesta de Deygān. Prácticamente todas las civilizaciones que conocemos se percataron en su momento de este fenómeno. La gran mayoría de ellas, de hecho, desde Occidente a Oriente, marcaron estos ciclos solares en sus calendarios, normalmente como parte de algo importante. Y es lógico, al fin y al cabo el sol marca nuestra vida diaria y estacional de una forma única y esencial.

Sol invictus

A mí particularmente me gusta un ejemplo de cómo el sol nos ha marcado siempre. La fiesta del sol invictus y las saturnales romanas. Estas son la base, tanto en fechas como en costumbres, de nuestra actual Navidad, la fiesta de la Natividad. Básicamente, las saturnales son las fiestas que celebraban en el imperio romano en honor al dios Saturno en su aspecto de dios de las cosechas y trabajo con la tierra. Estas fiestas se celebraban en torno al 17 de diciembre, aunque se fueron alargando para dar descanso a los granjeros. Una cosa importantísima de esta festividad es el carácter social que tenía un día festivo para todo el mundo. Las saturnales se parecían más a una especie de carnaval con regalos, aunque se alargaba en el tiempo con fiestas de carácter más privado. El día 23 de diciembre, sin embargo, llegaba la sigillaria, el día de los regalos.

Durante este día, se regalaban figuritas de cera, recipientes y otros objetos. Las saturnales acababan el día del sol invictus, o en el nacimiento del Sol Invicto, como representación de un triunfo de la luz sobre las tinieblas. Precisamente esta fiesta es la que fue adoptada siglos después en representación del nacimiento de Jesucristo, por su paralelismo con el sol (deidad lumínica y de importancia suprema). Las saturnales no son las primeras fiestas, ni mucho menos, celebradas en honor a los ciclos del sol. De hecho, estas provienen, probablemente, de otras fiestas anteriores, la Kronia, de origen griego y cuyo paralelismo es clarísimo. Por otro lado, se sabe que otras culturas anteriores celebraban ya el solsticio y sus fiestas de guardar: celtas, sumerios, acadios... Pero, volviendo a las saturnales, estas fiestas han ido evolucionando de diversa manera.

Desde la probable adaptación de la costumbre de regalar cosas, que veíamos en la sigillaria, hasta las fechas concretas, que han ido variando al cabo de los siglos, las fiestas de Navidad que vivimos hoy en día conservan mucho de viejo pero con toques nuevos. Así, la navidad en sí no coincide del todo con el solsticio de invierno (el cual, por otra parte, también "baila" en el calendario). Pero al cabo de milenios, al final, las fiestas representan lo mismo y en unas condiciones muy parecidas: todos nos acercamos más, nos demostramos lo que sentimos mediante regalos y celebramos que la vida continúa. Y todo debido a esa bola de fuego gigante que nos da calor cada uno de nuestros días.


22 de diciembre de 2015

Alumnos destacados en Cognifit, premiados con una "tablet"

El jueves día 23 a las 12,30 en la Sala de Audiovisuales de nuestro instituto se realizará la entrega, por parte de la empresa Ediciones Tantín, de tablets (modelo mitab Baltimore 9″ HD Wolder) a los 5 alumnos que han destacado en el programa del entrenamiento "Cognifit".

Este programa de entrenamiento cognitivo patentado, Cognifit, está patrocinado por Ediciones Tantín, el AMPA del centro y han colaborado el I.E.S José María de Pereda y la empresa Wolder. Viene aplicándose de manera experimental en nuestro instituto desde hace tres años.

Pero, ¿Qué es Cognifit?

Congnifit (BAYER) es Programa para entrenar las capacidades cognitivas. Este programa es un sistema diseñado para ejercitar el cerebro de cualquier persona que quiera mejorar su bienestar y rendimiento académico. El programa se centra en las 14 habilidades cognitivas identificadas como necesarias para mantener una buena calidad de vida. Permite a sus usuarios mejorar equilibradamente 14 habilidades cognitivas. El programa ayuda al usuario, entre otras cosas a mejorar su capacidad de concentración, retener datos con mayor precisión, y procesar información con mayor rapidez.

Las aplicaciones de entrenamiento cognitivo de Cognifit combinan recientes descubrimientos en neurociencia con tecnología de vanguardia.

Está diseñado para ser eficaz con sólo 20 minutos de entrenamiento, 3 veces a la semana.

Este programa está disponible online, es fácil de utilizar, didáctico y auto-explicativo. El programa se adecua al usuario en todo momento a través de las evaluaciones y el entrenamiento, con la finalidad de que exista una comprensión sencilla y una clara deficición de qué objetivos se deben conseguir. Asimismo, no se requiren conocimientos específicos para utilizar el progama.

Aplicando Cognifit se potencia el esfuerzo y rendimiento intelectuales, por lo que se puede utilizar en colegios, institutos y en cualquier otra actividad que requiera de capacidades de aprendizaje.

Desde aquí, queremos felicitar a los alumnos premiados y agradecer la generosidad de este galardón a sus patrocinadores: "Ediciones Tantín" y la Asociación de Padres y Madres del instituto.

Cognifit es un programa registrado y su uso está protegido por derechos de copyright. Si estás interesado, a título particular, en las ventajas de su aplicación, puedes obtener más información AQUÍ.

11 de diciembre de 2015

Visita al Festival de Cine de Gijón 2015

El día 26 de noviembre tomamos un autobús rumbo a Gijón, para participar como jurado de la sección “Les enfans terribles” del Festival de Cine que se celebra todos los años en esa ciudad asturiana. Fueron alumnos de varios grupos de 3º de ESO, junto con los profesores LuisMa y José Francisco.


El viaje fue un preludio de lo que nos íbamos a encontrar: agua y más agua. Llegados a Gijón, teníamos cita para ver las Termas Romanas de Campo Valdés, que resulta que están cercanas a la zona del puerto de Gijón. Las Termas se descubrieron a principios del siglo pasado, pero no fue hasta casi finales de siglo que se se habilitaron para que el público pudiera verlas y aprender esa faceta de la vida romana que aparece en algunas películas: las salas de ejercicios, de masajes, de baños en agua templada, caliente y fría…



Pero antes de entrar a las Termas nos dio tiempo para dar un paseo por el parque que está al lado, llamado del Cerro de Santa Catalina. Presidiendo este promontorio que en otra época se utilizó como batería de cañones para defender el puerto, se había erigido una colosal obra de nuestro escultor Chillida. Resulta realmente sorprendente su forma, con una apariencia que cambia según nos acercamos a ella. Al estar cerca del mar, cuando uno se sitúa en el centro de la escultura, se percibe magnificado el sonido de las olas, en un efecto buscado también por Chillida. El caso es que nos pusimos pingando en el paseo, ya que no paraba de llover.

"El elogio del horizonte", Eduardo Chillida. Parque del Cerro de Santa Catalina, Gijón (España)
Después de comer nos desplazamos en autobús hasta la Ciudad Universitaria de Gijón, donde está una de las sedes del Certamen cinematográfico. Dentro de un magnífico edificio (más grande que el mismísimo Palacio de El Escorial), accedimos a una sala para realizar uno de los talleres que tenían preparados para realizar con alumnos. Pasamos un gran rato agradable participando de las distintas opciones que nos propusieron, enfocadas a conocer mejor las técnicas cinematográficas.


Ya por la noche regresamos a Gijón en autobús y dimos otro paseo hasta llegar al hotel, donde cenamos todos juntos. Después de repartir las habitaciones, ¡vaya lío!, nos pusimos a descansar; no sin antes comentar entre nosotros lo que habíamos experimentado.

Plaza del Mercado, Gijón
Al día siguiente, el 27, habíamos quedado a las 8.00 h. para desayunar (madrugón aunque no fuéramos a clase) abajo del hotel. Luego tomamos de nuevo el autobús para ir a la Ciudad Universitaria. ¡Qué cantidad de gente había! Resulta que llegaban autobuses con chicos que también participaban como nosotros de jurado en el certamen. Os lo explico: en cada una de las dos películas que visionamos, nos daban antes de la proyección una ficha para que rellenáramos en función de cómo valorábamos las películas. Nos dijeron que nuestra opinión era muy importante, porque con esas fichas al final se determinaba quién era la película ganadora de la sección a la que pertenecían las películas que veríamos; a la sección del Festival en la que participábamos la llamaron “Les enfans terribles”.

Universidad Laboral, Gijón
Primero vimos la película “Dessau Dancers”, sobre unos jóvenes en la exigua República Democrática Alemana a los que les gustaba mucho bailar “break dance”, y lo que tuvieron que luchar para conseguir que se valorara su esfuerzo y valía. Después de un breve descanso fuera, en el gran patio, entramos de nuevo para ver la segunda película, “El niño invisible”. Esta película trataba temas como el acoso escolar, la relación de un niño con su madre separada, un amor entre adolescentes, un grupo mafioso del crimen organizado y, para rematarlo todo, una supuesta capa que daba un poder especial al que la llevaba… 

 

Hay que decir que las películas se proyectaban en lengua original subtituladas en castellano, con lo que teníamos que leer continuamente. Sin embargo, no nos costaba mucho, porque daba tiempo para leer y ayudaba que los actores eran muy expresivos. Las dos películas nos gustaron mucho: a algunas más la primera y a otros más la segunda, pero con ambas disfrutamos mucho y también aprendimos cosas.

Ya por la tarde regresamos de nuevo al centro de Gijón para dar un último paseo y aprovechar para comer. Después de la comida quedamos para recoger nuestras cosas en el hotel y, desde allí, tomamos nuestro autobús para volver a nuestra querida Cantabria.

Todo fue bien menos el tiempo, que no acompaño para nada. Disfrutamos mucho y también aprendimos y tuvimos experiencias distintas a lo que solemos hacer en clase. ¡Qué más se puede pedir!

Os dejamos a continuación una galería de fotografías:



6 de diciembre de 2015

Gran recogida de alimentos 2015

Los días 27 y 28 de noviembre de 2015, tuvo lugar la gran recogida del Banco de Alimentos de Cantabria.


Se llevó a cabo, como todas las tareas de esta asociación, a través de voluntarios. Un año más, 41 estudiantes del I.E.S. José Mª de Pereda desde 3º de la ESO a 2º de Bachillerato participaron en las labores de recogida en Santander. Los supermercados El Árbol de la C/ San Fernando y Lupa de Numancia ofrecieron sus instalaciones para albergar las cajas de colecta y a los voluntarios. Nuestra labor era informar a la gente de la campaña e invitarles a participar. El resultado de los dos días de intensa recogida, dedicación y esfuerzo, fueron los casi 3.230 kg obtenidos gracias a la colaboración de la gente. El total recaudado en Cantabria rozaba los 200.000 kg. Es un dato extraordinario y del que podemos estar satisfechos. Los alimentos se repartirán a través de 160 entidades benéficas a las familias más desfavorecidas de nuestra región. 

Una de las alumnas, Ámbar Pérez, comparte su experiencia: “Es muy gratificante, la gente ayuda muchísimo (...) Siempre hay alguna que otra persona que piensa que es en beneficio propio (...) pero son gajes del oficio. Aún así la mayoría se mostraba muy solidaria y entusiasta con la iniciativa.” Comentando anécdotas, encontramos algunas en la que se mezclan la empatía, las lágrimas y la esperanza. “Una señora nos dijo que colaboraba con varias fundaciones del mismo tipo, y que ojalá pudiera ayudar más. (...) Nos hizo ver nuestra suerte teniendo todo lo que tenemos. (...) Al final nos hizo llorar a todos y acabamos dándole un abrazo.” Explica la alumna. Otros nos cuentan que recibieron comentarios como “¿Cómo voy a ayudar yo, si al que me tienen que ayudar es a mí?” o “Ojalá les pudiera ayudar, pero no tengo ni para mí” que les dejaron un amargo sabor de boca y les mostraron que la realidad es más cruda de lo que podemos pensar. Y es que todos aprendemos de esta conmovedora experiencia. “Te sientes bien pudiendo ayudar” afirma Denisa Bejan, otra de las voluntarias. 
“En nuestro grupo marchó muy bien la recogida. A diferencia del año pasado, se donó bastante alimento infantil (...) Había mucha gente que venía exclusivamente para comprar y donar e incluso nos daban el dinero para que lo comprásemos nosotras. (...) Es un trabajo cansado pero es bastante gratificante” explica Julia Gutiérrez. 

Fue, un año más, una bonita experiencia y sin duda en la que satisface participar como voluntario. Es importante contribuir a estas causas, hacer ver a la gente que el problema es real y ayudar a que las necesidades que no siempre nos apremian a todos, pasen así a formar parte de nuestro día a día. Resulta imprescindible para esto sacar el problema a la calle, mostrar las desigualdades de la sociedad, no siempre del todo evidentes. Así es como se consigue involucrar, concienciar a la gente de que se necesita ayuda, y la suya es imprescindible. Poco a poco los logros irán creciendo, y confiemos en que todos nuestros pequeños gestos ayuden a forjar una sociedad mejor, más justa; más humana.




Por Paula López Calle, alumna de 1º B-Bachillerato

2 de diciembre de 2015

Participación en el Concurso "Juvenes Translatores" 2015

Juvenes Translatores es un concurso anual de traducción para estudiantes de 17 años, patrocinado por la Comisión Euroea.




Nuestro insituto viene partcipando en este certámen de modo habitual desde hace ya varios años.
El concurso de 2015 tuvo lugar el 26 de noviembre. En febrero se sabrá quién ha ganado.
Los premios se entregarán a los ganadores en una ceremonia de que se celebrará en Bruselas el 14 de abril de 2016.
¡A ver si este próximo 2016 nos trae un gran premio!
Os dejamos de momento con unas fotos de la prueba: